Dando el salto hacia los negocios en Internet

ebusiness

Las nuevas tecnologías están presentes en los aspectos más cotidianos de nuestra rutina. Nada más levantarnos echamos un vistazo rápido al teléfono móvil, o quizá encendemos el ordenador para poner música o comprobar cuáles son las últimas actualizaciones de nuestro Facebook. Y así, mientras van pasando las horas, vamos interactuando con un mundo virtual gracias al cual recibimos información, nos divertimos, compramos y mantenemos el contacto con amigos y conocidos. 

Desde un punto de vista sociológico, la irrupción de Internet en nuestra vida ha supuesto una revolución enorme, modificando la forma en la que entramos en relación con nuestro entorno y en la que percibimos el mundo que nos rodea. Pero también la economía y el mundo de los negocios han quedado afectados por la presencia constante de esta tecnología. 

Autónomos, PYMES y, por supuesto, grandes corporaciones, han visto en Internet una oportunidad única mediante la que llegar a un número exponencial de clientes. Es así como surge el eCommerce, tiendas virtuales que, a golpe de click, permiten a los usuarios efectuar sus compras sin ni siquiera levantarse del sofá. La evolución del eCommerce es ya imparable, y cada vez son más quienes se animan a probar una forma de negocio online que no conoce fronteras. 

Sin embargo, cuando aún muchos se encuentran asimilando las ventajas de los comercios online, nos encontramos con la aparición de las compras en movilidad, es decir, de usuarios que van más allá y utilizan sus smartphones o tablets en lugar de sus PC’s para ir de compras. Es lo que se conoce como m-Commerce y su crecimiento ya es patente en la sociedad actual.

En el primer semestre de 2014 se han efectuado un 12% más de compras a través de estos dispositivos que en el mismo periodo de 2013. Además, los últimos datos aportados por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información en su Estudio sobre Comercio Electrónico B2C dicen que en España, en 2012, ya hubo 2,1 millones de compradores móviles. Ante estas cifras, resulta obvio que cualquier empresa que quiera crecer o incluso mantener su volumen de negocio necesita tener presencia en la red.

Como decía, internet es un mundo amplio que carece de límites. Esto, que en su vertiente positiva abre las posibilidades de negocio hasta niveles insospechados, tiene una parte negativa, y es que cualquier acción que no cuente con el beneplácito de los consumidores o cualquier crítica negativa hacia nuestro comercio se extenderá a la velocidad de la pólvora, pudiendo causar graves daños tanto en los niveles de facturación directa como en la reputación de nuestra marca. 

Para evitar que algo así ocurra y disminuir los riesgos de una mala gestión de los comercios online se hace necesario elaborar un proyecto en el que se tengan en cuenta todas las facetas y en el que estén implicados todos los sectores de la empresa. De esta forma, habrá que considerar cómo el eCommerce afectará a nivel de marketing, ventas, operaciones, finanzas, servicio de atención al cliente, etc. Se trata, en definitiva, de elaborar un estudio lo más pormenorizado posible con el fin de limitar los riesgos y conseguir que el salto a la red sea rápido, efectivo y, sobre todo, muy rentable.

Otro aspecto de especial relevancia es el relacionado con los clientes. Nuestros interlocutores, las personas que están al otro lado de la pantalla, deben ser concebidas de forma diferente al cliente físico con el que la mayoría de comerciantes están acostumbrados a tratar. En internet la relación que nos une a ellos va más allá de los cinco o diez minutos de su visita a la web. De hecho, la necesidad de ofrecer un feedback casi inmediato y de entrar en la mentalidad de los consumidores para no dañar sus deseos es tan importante que han llegado incluso a surgir profesiones específicas para realizar un trabajo excelente en esta área, tal y como es la figura del Community Manager. Este profesional debe tener una visión global del cliente final y ser capaz de establecer relaciones duraderas, interesantes y sinceras con todos ellos.

El tiempo en el que se deben comenzar a ver resultados suele ser otro de los puntos que más incertidumbre genera en aquellos que han creado sus eCommerce. Obviamente, esta respuesta dependerá en gran medida de los recursos que se hayan destinado a la promoción de la web, a la estrategia de divulgación que se esté realizando, al tipo de producto que se esté vendiendo, al público al que nos dirijamos… En definitiva, todo irá en función de una serie de variables que son propias y características de cada negocio. Sin embargo, éste suele ser un proceso que comienza a dar sus frutos en el medio o largo plazo, por lo que no hay que desesperar si durante las primeras semanas no se percibe tanta actividad como se desearía. Al mismo tiempo, es fundamental reconocer los fallos si los hubiera y saber subsanarlos para atraer así a más público a nuestra web

Como vemos, dar el salto hacia un negocio online requiere de mucha paciencia y de grandes destrezas, las cuales se consiguen sólo con una formación específica. Es por ello que quizá el mejor consejo sea el de contar con el apoyo y asesoramiento de un profesional cualificado, alguien que pueda hacerse responsable del eCommerce en todas sus vertientes, aumentando así las posibilidades de éxito de nuestro proyecto.

Seguramente, después de leer toda esta información estarás planteándote cómo dar los primeros pasos para crear tu hueco en el mundo virtual. Un buen punto de partida será realizar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), el cual te permitirá conocer la situación real de tu negocio y cuán viable es este salto a internet. Del mismo modo, hay que saber en qué situación se encuentra la competencia, si ya disponen de tiendas virtuales, de perfiles en las redes sociales, etc.

En cualquier caso, lo que parece innegable es que internet y los dispositivos móviles han llegado para quedarse, por lo que la opción más inteligente será la de adaptarnos a estas nuevas formas de consumo, sin dejar nunca de mirar al futuro. Online y Offline convergen ahora para ofrecer a los clientes la posibilidad de adquirir sus productos favoritos en cualquier lugar del mundo, desde cualquier rincón, ya sea en casa o en una estación de tren, brindando a todos los empresarios una oportunidad única de expandir su actividad y de continuar creciendo:  dando el salto hacia los negocios en Internet.

Director Académico del Máster en Gestión de Negocios Digitales (MGND). Marc también desempeña las labores de profesor titular del Curso de Posicionamiento en Internet (SEO, SEM, SMM) de la UOLS realizando ediciones continuas en distintos formatos (Online, Presencial y Mixtos) y países.

Deja un comentario